top of page

Decomisan bombas de agua usadas para drenar el Lago Zirahuén, en Michoacán

En la zona perimetral del lago de Zirahuén, municipio de Salvador Escalante, fueron decomisadas tres bombas de agua que se utilizaban para el riego de huertas de aguacate y frutillas rojas, y entre estas tres máquinas extraían más de 200 mil litros de agua en ocho horas, informó la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán.


En un comunicado de prensa se informó que los hallazgos se llevaron a cabo por medio de denuncias ciudadanas. En el primero, los guardias civiles fueron alertados sobre un ducto que se ubicó cerca de la localidad de Agua Verde, en donde se observó una bomba de la marca Excell, junto a 10 metros de manguera y 10 más de cable. En total se extraían 55 mil litros en un periodo de ocho horas.


Asimismo, en la localidad de Santiago Tzipijo, sitio en el cual se observó una bomba de la marca Bonhoeffer con capacidad de extraer 150 mil litros de agua del lago durante las mismas ocho horas, así como nueve metros de manguera. En el sitio se encontraban dos personas quienes emprendieron la huida al notar la presencia de la autoridad.


En la misma localidad, pero en otra ubicación, los agentes desinstalaron una toma ilegal de agua, por medio de la cual aparentemente se abastecía una huerta de limón.


Autoridades comunales de Zirahuén han insistido en la última década, que en la zona montañosa que rodea el embalse se han sembrado cerca de 10 mil hectáreas de aguacate, y que el agua para el riego se ha extraído del lago. Responsabilizan a pequeños propietarios que se han ido adueñando de esta zona, e incluso de manera ilegal se han apropiado terrenos que no les pertenecen.


En zona perimetral del lago hay una franja de terreno que de propiedad federal que también ha sido invadida para la construcción de hoteles y restaurantes, incluso desde el tiempo en que vivía el líder comunal Efrén Capiz, grupos empresariales pretendían construir un club de golf.


Zirahuén es un lago sustentable, que cuenta con manantiales y aguas transparentes, pero con los escurrimientos de las huertas de aguacate, se han depositado químicos, que hace apenas poco más de un lustro tiñó las aguas superficiales de amarillo. Los daños al embalse aún son menores, pero de continuar el saqueo de agua y el desorden en poco años correrán las misma suerte que los lagos de Cuitzeo y Pátzcuaro, comentó el dirigente del Consejo Supremo Indígena de Michoacán, Pavel, Guzmán.

Comments


Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
bottom of page