top of page

Promete Jara un gobierno apegado a la austeridad

Oaxaca.— Arropado por miles de personas y por seis gobernadoras y gobernadores de Morena, así como por la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, ayer Salomón Jara Cruz festejó en el Auditorio Guelaguetza la llegada de “la primavera oaxaqueña” y su toma de protesta como gobernador del estado.


En un evento convocado por la dirigencia de Morena en Oaxaca, Jara Cruz celebró convertirse en el mandatario número 22 emanado de ese partido y aseguró que encabezará un gobierno austero e intercultural, donde “nadie se quedará atrás y nadie se quedará afuera”.


Tras recibir el bastón de mando de mano de tatamandones de San Pedro Jicayán, un símbolo de poder comunitario entre los pueblos indígenas, así como una limpia de médicas tradicionales mazatecas, el mandatario se comprometió a retomar las prácticas culturales de las comunidades originarias, como el tequio, el trueque, la gozona y la Guelaguetza. Y, repitiendo las palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que no volverá a existir un “gobierno rico y pueblo pobre”.


A cada una de las promesas del mandatario siguió el aplauso y el estallido de júbilo cuando presentó los 12 ejes de su gobierno, con los que, prometió, atenderá los “graves problemas” que laceran a Oaxaca.


Jara Cruz prometió acabar con la corrupción; disminuir brechas históricas de la desigualdad; incrementar la seguridad y promover la paz con justicia en todas las comunidades; garantizar una vida libre de violencia a las niñas y mujeres oaxaqueñas y consolidar el proyecto del Corredor Interoceánico.


En medio de porras que, al grito de “¡Es un honor estar con Salomón!”, alentaban a Jara, el político zapoteco también prometió que encabezará un gobierno social y territorial, y que en apego a una política de austeridad se reducirán las estructuras burocráticas, pero sin afectar la operatividad del estado.


“Esta es la hoja de ruta y el nuevo pacto social comunitario que habremos de seguir para construir un mejor futuro”.


Durante su discurso, dijo que se terminó “la larga noche neoliberal” de los gobiernos del PRIAN y que inició la austeridad de la “primavera oaxaqueña”.


El morenista prometió que durante su gobierno no seguirá aumentando la deuda ni se pedirá ningún préstamo.


También acusó que se manipuló la información para ocultar trabajos de infraestructura inconclusos que constituyen grandes “elefantes blancos”.


Cambios legislativos


Previamente, al tomar protesta ante el Congreso de Oaxaca, el nuevo mandatario adelantó que iniciará un proceso de cambio estructural para el combate a la desigualdad, la corrupción y la reivindicación histórica de pueblos y comunidades.

Informó que presentará ante el Congreso un paquete de iniciativas, entre las que se encuentran la ley de austeridad republicana para Oaxaca, reformas en materia de revocación de mandato y de consulta popular; de transparencia y anticorrupción, paridad, la ley de desplazamiento forzado interno, así como reformas para el fortalecimiento y democratización del Poder Judicial, de inteligencia patrimonial para la creación de una instancia para devolverle al pueblo lo robado. “Se acabó el saqueo”, sentenció el mandatario.


Expuso su disposición a dialogar con todos los actores políticos y sociales: “Gobernaré para todos, y por el bien de todos primero los pobres”. Y prometió que no habrá lujos, corrupción ni impunidad.


“No habrá doble estándar, se acabarán los privilegios para unos cuantos a costa del pueblo de Oaxaca, no estará al servicio de las élites ni permitiremos que vengan de otros lugares a aprovecharse de la bondad de nuestros pueblos”, apuntó.


Marchan maestros


La llegada de Jara Cruz no estuvo exenta de descontento. Tras un periodo de seis años sin movilizaciones masivas, ayer la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) se manifestó frente al Palacio de Gobierno del estado, cuando el mandatario tomaba protesta a su gabinete legal.


Los integrantes del magisterio oaxaqueño, encabezados por Yenny Pérez Martínez, nueva secretaria general, lo recibieron con gritos de “¡fuera, fuera!”. Agregaron que “no importa quien gobierne, los derechos se defienden”.

Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
bottom of page