top of page

Miles de hectáreas de cultivo fueron afectadas por la caída de ceniza de un volcán en Ecuador

Durante los primeros días de noviembre, el Sangay ha retomado su actividad eruptiva que alcanzó varias provincias del país




Más de 1.820 hectáreas de cultivos y casi 6.000 productores de ganado de Chimborazo, una provincia andina ubicada a 210 kilómetros de Quito, fueron afectados por la caída de ceniza del volcán Sangay, cuya actividad se reactivó durante la primera semana de noviembre.


Las parroquias y comunidades, principalmente de agricultores, de los cantones Chunchi, Alausí, Guamote, Colta, Riobamba, Guano y Chambo fueron los más afectados. Aunque según los reportes del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias, también se registró caída de ceniza en los cantones Guaranda, Chimbo, San Miguel y Chillanes, de la provincia de Bolívar y en las provincias de Azuay y Cañar, al sur del país, y de Los Ríos y Guayas, en la costa ecuatoriana.


De acuerdo con la información del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica del Ecuador, el volcán Sangay es el último coloso al sur del Ecuador. Está ubicado en la Cordillera Real, en la provincia de Morona Santiago, en la Amazonía ecuatoriana y es uno de los volcanes más activos del país. Su actividad eruptiva es constante desde 1628.


El Sangay tiene 5.230 metros de altitud. El 6 de noviembre, el volcán registró 122 explosiones en un día y lanzó una columna de ceniza que alcanzó alrededor de dos kilómetros sobre su cumbre, según el Instituto Geofísico.


Iván Vinueza, gobernador de Chimborazo, informó a la prensa local que en algunos lugares hubo cúmulos de ceniza de entre 3 y 4 milímetros. Las 1.824 hectáreas de cultivos afectadas pertenecen a 3.803 productores, según recogió El Universo. Otros 6.995 ganaderos también sufrieron la influencia de la ceniza del Sangay, pues 23.533 bovinos fueron afectados parcialmente.


Vinueza indicó que existe el riesgo de que algunas estructuras no resistan el peso del material volcánico: “hay muchos invernaderos que están cubiertos de ceniza y el peso puede hacer que colapsen las estructuras, además las afectaciones son en cultivos de maíz, cebolla, papa, pasto, lo que será difícil de limpiar y poder recuperar algo de lo que lamentablemente ha causado el volcán”. El funcionario resaltó que “la vocación de la población de Chimborazo es no dejarse vencer y continuar la lucha, porque el trabajo del campo es una lucha de todos los días”, pues este es un fenómeno que les afecta frecuentemente.


Una de las preocupaciones que tienen las autoridades ecuatorianas es que la producción de leche disminuya por los perjuicios que ha sufrido el sector ganadero a causa del volcán. Sin embargo, Vinueza aseguró que el Ministerio de Agricultura y Ganadería distribuyó compostaje nutricional para los animales, que no pueden comer la vegetación pues está cubierta de ceniza y podrían enfermarse.

Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
bottom of page