top of page

La contienda por la gubernatura en Coahuila abre una nueva grieta en Morena

Nueva fractura en el partido del presidente. La carrera por la candidatura al Gobierno de Coahuila ha abierto una nueva grieta en Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador. Tras la elección del senador Armando Guadiana como abanderado, el subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía Berdeja, ha rechazado los resultados de las encuestas internas y arremetido contra su correligionario. “Desconozco esta encuesta porque está amañada”, ha asegurado el aspirante, situado en el tercer puesto de la contienda.


“Una persona puede ser 20 veces candidato, perder siempre, no generar ningún ánimo social renovado, pero la gente se acuerda de él”, ha dicho Mejía Berdeja sobre Guadiana, que fue el candidato de Morena en la pasada elección de 2017 y solo consiguió menos del 12% de los votos. El subsecretario no solo recordó el pasado perdedor del senador, también lo acusó de no ser fiel al movimiento. “Cómo va a defender la Cuarta Transformación, alguien que cohabita con los enemigos y adversarios de la 4T”, ha cuestionado. Guadiana ha posado junto a Xóchitl Gálvez, senadora del Partido Acción Nacional, los principales rivales políticos de Morena.

En redes sociales, Guadiana también ha sido duramente criticado por algunos simpatizantes de Morena. Muchos lo identifican como cercano al también senador Ricardo Monreal, una de las voces más incómodas dentro del partido y aspirante a la presidencia. También se recuerda su extensa trayectoria —42 años— en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que ha gobernado la entidad durante nueve décadas ininterrumpidas.


En general, la opinión pública ha echado a volar la imaginación y equiparado la fractura en Coahuila como un posible adelanto del conflicto que se viene entre los aspirantes morenistas a la candidatura presidencial. Pese a todo, los llamados a la unidad prevalecen en el bloque oficialista, al menos de puertas para fuera. “Están de fiesta”, dijo Mejía Berdeja en alusión a los rivales de la oposición. Guadiana, de 76 años, ha estado envuelto en escándalos y bajo la sombra de investigaciones sobre su patrimonio.


Guadiana y Mejía Berdeja ya se habían confrontado en los últimos meses. El senador acusó al funcionario federal de ser el preferido por miembros del Gabinete de López Obrador e, incluso, dijo haber sido boicoteado por sus compañeros de partido. Mejía Berdeja no estuvo presente en el anuncio del candidato o “coordinador de los comités de defensa de la cuarta transformación” para dar la vuelta a la legislación electoral. Mario Delgado, el presidente de la formación, dijo que tuvo que ausentarse por motivos de su “apretada agenda”. “Tenemos unidad entre todos los aspirantes y habremos de trabajar con todas las bases de nuestro movimiento para que consolidemos esta posibilidad de triunfo”, dijo Delgado tras presentar las encuestas que favorecían a Guadiana.


López Obrador defendió la selección de candidatos de su partido por medio de encuestas, un método que ha sido cuestionado por aspirantes como Monreal y el titular de Exteriores, Marcelo Ebrard. “Estoy totalmente de acuerdo con ese método, el que participa en la encuesta tiene que aceptar el resultado”, ha dicho en su conferencia mañanera de este martes. “A veces que no nos gusta el que gana, por una razón, porque no lo vemos joven o firme o francamente en favor de la transformación, pero no es nuestro punto de vista lo que decide o lo que determina, es cómo lo ve la gente”, ha agregado el presidente.


Liderazgos nacionales del partido, como la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, han felicitado a Guadiana, un poderoso empresario de la industria minera, y se han hecho eco de los llamados a la unidad. López Obrador ha dicho que se mantendrá al margen del conflicto entre Guadiana y Mejía Berdeja.


Las tres encuestas presentadas por Morena, una interna y dos comisionadas a casas encuestadoras externas, dejaron una huella de sorpresa y “severas dudas” en la opinión de Mejía Berdeja. En uno de los ejercicios demoscópicos, elaborado por Mendoza y Blanco, el expanista Luis Fernando Salazar salió mejor calificado. A pesar de eso, no fue electo. El subsecretario Mejía Berdeja también hizo públicas sus sospechas por haber obtenido un porcentaje de reconocimiento entre los votantes mucho más bajo que el de sus adversarios.


Mejía Berdeja ha insinuado que agotará todos los recursos antes de dejar ir sus aspiraciones y que se jugará todas las cartas que le quedan. El periodo electoral se inaugura el 1 de enero próximo y las elecciones se llevarán a cabo a principios de junio de 2023. El PRI, sumido en una de las peores crisis de su historia, buscará defender ese bastión histórico y la joya de su corona, el Estado de México, la entidad con más votantes del país y símbolo de los viejos tiempos de hegemonía priista.


Delgado se ha mostrado optimista de capitalizar la popularidad de López Obrador y de hacerse con la gubernatura para pavimentar el camino rumbo a las elecciones presidenciales de 2024. Está por verse si la segunda apuesta por Guadiana resulta ser la ganadora, aunque el grueso de los sondeos prevén una elección cerrada y sin un panorama claro por ahora. Morena ha decidido dar la revancha a Guadiana en Coahuila y a la ex secretaria de Educación Delfina Gómez en el Estado de México. Tras ser elegido, el senador, conocido por su sombrero vaquero y su tupido bigote, descartó que fuera necesaria una “operación cicatriz” e insistió en que la unidad iba a imperar.

Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
bottom of page