top of page

Investigan señalamientos de hostigamiento sexual en los Servicios Médicos Municipales de Guadalajara

La Contraloría Ciudadana y la Coordinación General de Construcción de Comunidad del Ayuntamiento de Guadalajara dieron a conocer hoy la investigación de posibles casos de hostigamiento sexual en la Dirección de Servicios Médicos Municipales.


“Al momento en que la Dirección (de Servicios Médicos Municipales) tuvo conocimiento de los hechos, los denunció a la Contraloría (Ciudadana) para que hiciera la investigación correspondiente. Asimismo, se suspendieron clases en la escuela para evitar la revictimización de las personas que denunciaron los hechos”, explicó Andrea Blanco Calderón, Coordinadora General de Construcción de Comunidad del Gobierno de Guadalajara.


“No hay espacio ni tolerancia para el acoso u hostigamiento sexual, contamos con las herramientas jurídicas y administrativas para recibir las denuncias de manera anónima y garantizar que se lleve un proceso donde se proteja a las víctimas y se sancione a los responsables”, dijo.


Cynthia Cantero Pacheco, Contralora Ciudadana, informó sobre la presentación —el 31 de agosto de este año— de seis escritos a manera de denuncias anónimas de hostigamiento sexual a alumnas del Centro de Enseñanza y Capacitación de la Atención Prehospitalaria, conocida como Escuela de Paramédicos, realizado vía _whatsapp_ y de manera directa y personal.


La dependencia tapatía inició la investigación en contra de tres servidores públicos, de los cuales, dos están vinculados a hostigamiento sexual y uno más por la falta de aplicación del protocolo correspondiente.


En todos los casos los hechos pudieran constituir faltas administrativas por violencia en razón de género.


Como medida cautelar, desde el inicio de la investigación, se determinó la reubicación de las tres personas involucradas y se solicitó su expediente laboral: de éstas dos cuentan con una antigüedad laboral de 16 años y otra más de 3 años.


La Contralora Ciudadana informó que, derivado de estas denuncias, se investiga también el funcionamiento de la Escuela de Paramédicos por posibles irregularidades.


“Se presume que esta escuela había estado funcionando de manera irregular por más de 30 años, ya que no se ha encontrado el acuerdo de creación, al menos en la búsqueda que han realizado de las autoridades que hoy en día están presentes”.


“No se advierte tampoco que hayan existido acreditaciones oficiales de estudios (y) sí se advierte, o se ha denunciado, que se cobraban cuotas escolares al margen de que existiera este concepto en la Ley de Ingresos”, detalló.


Cantero Pacheco añadió que en la Escuela de Paramédicos se empleaban recursos públicos, se emitían convocatorias de ingreso con logotipos del Gobierno Municipal y los propios paramédicos daban las clases.


La capacidad de admisión rondaba entre 20 y 50 alumnos, impartiéndose las lecciones en la Unidad Médica Delgadillo Araujo.


“Iniciamos una investigación de oficio, con base en todos los elementos que se nos han proporcionado, la acabamos de arrancar. Básicamente lo que estaremos investigando, a partir de que comenzó, que fue aproximadamente 10 días, son todas estas posibles irregularidades en el Centro de Enseñanza y Capacitación de la Atención Prehospitalaria”, precisó.


Estas acciones constituyen posibles faltas administrativas graves por desvío de recursos públicos, cohecho por el cobro de cuotas irregulares a las y los alumnos, así como abuso de funciones.


Lo anterior conllevaría posibles sanciones para los responsables que van desde la suspensión en el cargo desde 30 a 90 días, destitución del cargo, o sanción económica e inhabilitación del servicio público de uno a 10 años.


En caso de configurarse delitos penales la Contraloría Ciudadana presentará las denuncias correspondientes.


“Se deben de denunciar los hechos de corrupción en donde, no nada más servidores públicos se den cuenta, sino también la ciudadanía. Esto es el principal elemento para que se pueda accionar todo el proceso que se desarrolla. Hay redes de corrupción que han existido por años en las instituciones públicas, y la única forma de empezarlas a desmantelar (...) es denunciándolo y llevando a cabo el proceso correspondiente, y que esas personas dejen de estar en el servicio público”, aseveró Cantero Pacheco.


La Coordinación General Andrea Blanco Calderón precisó que a las y los 43 estudiantes que se encontraban inscritos en la Escuela de Paramédicos al momento del cese de sus actividades, se les ofreció concluir su formación con una beca del 100 por ciento en una institución privada certificada.


Asimismo, se intensificaron los controles en las áreas médica, administrativa y de recursos humanos, así como cambios en el equipo de trabajo, como la Jefatura de Enseñanza, Dirección General, Dirección Médica y la Subdirección Médica; esto con el objetivo de erradicar prácticas de corrupción al interior de la institución tapatía.

Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
bottom of page