top of page

Bosques tropicales podrían calentarse demasiado y amenazar la fotosíntesis

Un estudio encontró que las copas de los bosques tropicales pueden estar más cerca de los umbrales críticos de alta temperatura


La temperatura crítica a partir de la cual la maquinaria fotosintética de los árboles tropicales empieza a fallar es de unos 46.7 °C de media. Un estudio indica que un pequeño porcentaje de las hojas de esos árboles podría estar acercándose a ese umbral.


Un estudio de la Universidad de Arizona (EE.UU.), que publica hoy Nature basado en datos y modelos, estima que el 0.01 por ciento de todas las hojas de la parte superior de los árboles en los bosques tropicales estudiados superan esa temperatura crítica al menos una vez por temporada.


Los modelos sugieren que los bosques tropicales pueden soportar un aumento de hasta 3.9 grados en la temperatura del aire, antes de llegar a un posible punto de inflexión en su función metabólica, con muerte y pérdida de hojas a gran escala.


Sin embargo, existen incertidumbres sobre el rango de temperaturas potencialmente críticas en todos los árboles tropicales, señala la publicación.


Ese aumento de temperatura está dentro del peor escenario de las predicciones sobre la crisis climática, pero los autores creen que se necesitan objetivos ambiciosos de mitigación del cambio climático y reducir la deforestación para ayudar a los bosques a mantenerse por debajo de los umbrales térmicamente críticos.


Los bosques tropicales son almacenes fundamentales de carbono y albergan la mayor parte de la biodiversidad mundial, por lo que pueden ser especialmente sensibles al aumento de las temperaturas.


El equipo, dirigido por Christopher Doughty, del citado centro educativo, usó mediciones de alta resolución de las temperaturas de la superficie terrestre a escala mundial, incluidos Brasil, Puerto Rico y Australia, para estimar las temperaturas máximas del dosel de los bosques tropicales.


Además de modelos, el equipo empleó mediciones realizadas en tierra y con un sistema, llamado Ecostress, que está a bordo de la Estación Espacial Internacional.


Los autores descubrieron que las temperaturas máximas de las copas de los árboles durante los periodos secos estaba en torno a los 34 grados de media, aunque una pequeña proporción de las observadas superaba los 40 y un 0.01 por ciento de las hojas de las copas superiores superan la temperatura a la que empiezan a fallar.


Diversos experimentos de calentamiento sugieren que el 1.4 por ciento de las hojas del dosel superior de los árboles superarán la temperatura crítica en futuras condiciones de calentamiento.


Doughty indicó que un 0.01 por ciento es un porcentaje pequeño y uno se puede preguntar que a quién le importa, pero destacó la importancia de detectar “algo que puede pasar antes de que se generalice”.



Con información de EFE

댓글


Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
bottom of page