top of page

Antiviral Molnupiravir no reduce mortalidad por COVID-19, pero acelera recuperación

Un estudio reveló que los pacientes tratados con el antivural Molnupiravir tuvieron una duración de la enfermedad de nueve días


El tratamiento de la infección de COVID-19 con el antiviral Molnupiravir en pacientes vacunados y con alto riesgo de mortalidad no rebaja el número de muertes o de hospitalizaciones, pero sí favorece la rápida recuperación, según expone un estudio publicado este jueves en The Lancet.


Expertos de la Universidad de Oxford (R.Unido) analizaron datos de 25 mil 708 participantes infectados con la variante ómicron, a los que se consideró de alto riesgo si tenían más de 50 años o si tenían más de 18 años y presentaban “condiciones de salud subyacentes relevantes”.


En torno a la mitad de los pacientes (12 mil 774) recibió en sus domicilios dos dosis diarias de 800 miligramos de Molnupiravir durante cinco días, además de los cuidados estándar para el COVID-19, mientras que el grupo control recibió un tratamiento común.


Los investigadores no detectaron diferencias significativas en hospitalizaciones o tasas de mortalidad entre el grupo tratado con antiviral respecto al grupo de control, pues ambos registraron un 0.8 por ciento de casos de fallecimiento o ingreso hospitalario.


Por contra, los pacientes tratados con Molnupiravir presentaron “desenlaces más favorables para una variedad de resultados secundarios”, pues, en promedio, la duración de la enfermedad fue de nueve días, frente a los 15 días del grupo de control, según destacó The Lancet en un comunicado.


Sus modelos estadísticos para los tiempos de recuperación constataron que los sujetos tratados con el antiviral se recuperaron hasta 4,2 días más rápidamente que aquellos que recibieron cuidados estándar.


Estudios anteriores efectuados entre pacientes no vacunados sugerían que el Molnupiravir podía ayudar a prevenir las hospitalizaciones, pero este trabajo aporta nuevas evidencias que deberían ser consideradas por las autoridades sanitarias de cara a diseñar en invierno estrategias contra el COID-19, recuerdan los expertos.

“Aunque este ensayo no ha detectado beneficios de este tratamiento para resultados primarios (muertes y hospitalizaciones), sugiere que podría tener otros beneficios cuando se usa para tratar el COVID-19, como un tiempo de recuperación más rápido y un seguimiento reducido con los servicios de salud”, explicó Chris Butler, principal autor del estudio.

Esto es importante, agregó, porque puede contribuir a “aliviar la presión” sobre los sistemas sanitarios “a través del tratamiento de pacientes en casa” durante momentos de “alta incidencia de la enfermedad”.



Con información de EFE

Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
bottom of page